7 principales tipos de ventanas y sus características

Las ventanas más primitivas, anteriores a la Edad Media, consistían en una pequeña abertura, bloqueada ocasionalmente por una tosca contraventana de madera. Con el descubrimiento del lapis specularis y la sofisticación de la arquitectura, este elemento alcanzó una complejidad elevada, y en la actualidad sería difícil listar todos los tipos de ventanas existentes, tal es la variedad disponible en el mercado.

Correderas, pivotantes, proyectantes, oscilobatientes, etcétera: las ventanas se comercializan hoy en diversos materiales, diseños y tipos de apertura. En las siguientes líneas se repasan las más populares, detallando sus características esenciales.

¿Qué tipos de ventanas según la apertura existen en el mercado?

Oscilobatiente

Las ventanas oscilobatientes deben su nombre a la apertura dual de sus hojas: abatible por la parte superior y con apertura lateral, cada una de las cuales presenta diferentes grados de apertura, iluminación y ventilación. Es decir, combina las posibilidades de las ventanas abatibles en sentido vertical y horizontal. Este dos en uno le aporta una alta versatilidad y comodidad, siendo uno de los tipos de ventana exteriores más demandadas.

Corredera

Las correderas figuran también entre las clases de ventanas más instaladas en el parque inmobiliario español. Su apertura se realiza mediante el deslizamiento lateral de sus hojas por raíles situados en la cara interna de su perfil inferior. Este modelo es idóneo para viviendas y oficinas donde el espacio sea un bien valioso, ya que sus hojas se movilizan dentro del marco, sin sobresalir, cualidad que mejora el tránsito y la seguridad doméstica.

Osciloparalela

Las ventanas osciloparalelas son resultado de la fusión de dos aperturas distintas: la oscilobatiente y la paralela. En otras palabras, sus hojas pueden abrirse con un deslizamiento lateral o con una inclinación hacia el interior de la vivienda. Este funcionamiento dual supone un plus en todos los sentidos, como la ventilación, la seguridad y la comodidad. De ahí que sea uno de los tipos de ventanas de PVC y de aluminio más solicitadas.

Practicable

Este tipo de ventana para casas, también denominada abatible, cuenta con el sistema de abertura más elemental. Las hojas se abren hacia el interior o el exterior oscilando verticalmente sobre unas bisagras instaladas en uno de los perfiles laterales. Se diseñan con una o dos hojas como máximo, y ofrece un nivel elevado de aislamiento térmico y acústico.

Proyectante

Una rara avis entre los diferentes tipos de ventanas modernas es la proyectante, así denominada porque su apertura se produce hacia el exterior o interior del marco, es decir, ‘proyectándose’ en sentido horizontal desde una bisagra superior. Además de apertura completa, beneficiosa para ventilar e iluminar grandes estancias, estas ventanas pueden mantenerse abiertas incluso en días de lluvia.

Pivotante

Otro de los tipos de ventanas de aluminio y de PVC más comunes es la pivotante, que oscila en sentido vertical u horizontal sobre un eje centralizado, contrariamente al resto de ventanas que dependen en su mayor parte de bisagras u otras articulaciones similares. Descontando aspectos negativos, como las molestias de su mantenimiento o la imposibilidad de abrirlas en su totalidad, presentan ventajas tan inestimables como la rapidez de su sistema, el limitado espacio que ocupan o su gran iluminación.

Fija

Otra de las ventanas para aislar del frío y del ruido más comunes es la fija, de sencillez extrema, pues carece de bisagras, raíles y otras piezas móviles. Las hojas permanecen inmóviles, siempre cerradas herméticamente, sin posibilidad de ventilar estancias pero, como contrapartida, con nulas pérdidas de calor. Por este motivo, amortiguan la contaminación acústica con mayor eficacia que el resto de ventanas. Estas características convierten a la ventana fija en una opción habitual en desvanes, sótanos, cocinas y otros espacios similares.

Más noticias

CONTACTA CON NOSOTROS

Renueva tus Ventanas

Fondos Next Generation