Mantener la casa fresca sin aire acondicionado es posible

¿Odias el aire acondicionado?

Conseguir mantener tu casa fresca en verano es posible gracias a estos trucos que te permitirán mantener la temperatura de tu hogar en olas de calor:

Por la noche y las primeras horas de la mañana es el momento oportuno para abrir todas las ventanas y dejar que el aire se renueve, es importante empezar el día con la mínima temperatura que permitan las condiciones externas (23-25 grados).

Cuando el sol empieza a apretar es necesario cerrar ventanas y mantener la casa alejada de los rayos del sol. Si tienes la suerte de que la disposición de las ventanas te permitan algo de corriente ganarás tiempo fresco.

En el interior deshazte de alfombras y cortinas gruesas y pon en sofás y camas sábanas de algodón o lino. Las plantas te ayudarán a mantener humedad y temperatura en el interior.

Por último evita fuentes adicionales de calor como el uso de ciertos electrodomésticos, cargadores o luces convencionales que generan mucho más calor que las LED.

Encuentra la ventana perfecta

El verdadero caballo de batalla está en las ventanas, a través de ella entra la mayor parte del calor y también gracias a ellas podemos combatirlo: utilizando materiales como el PVC o aluminio con Rotura de Puente Térmico conseguiremos minimizar la entrada de calor y aumentaremos en confort interior.

La instalación de nuevas ventanas de PVC o de aluminio con RPT te permitirá reducir hasta en un 70% las pérdidas energéticas*.

Prefiero el aire acondicionado

Si pese a estos consejos tienes que poner el aire acondicionado y quieres saber cuánto podrías ahorrar en consumo energético accede a nuestra herramienta: CALCULA TU AHORRO

* Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE)

  Configura tu ventana
  Calcula tu ahorro
  Preguntas frecuentes